jueves, 19 de octubre de 2017

Si yo puedo tu puedes

Una disculpa por ausentarme de este espacio, digamos que las musas me habían abandonado.

Hace algún tiempo escuché una TED conference de una joven estadounidense con discapacidad motora, contaba que en su primer día de escuela algunos compañeros se le acercaron para preguntarle “¿cuando vas a dar tu platica motivacional?”  A ella no le gustaba ese estereotipo que nos ponen a las personas con discapacidad, según el cual nos dedicamos exclusivamente a  dar charlas para motivar a los demás, utilizando la típica frase “ si yo puedo tu puedes”.

Al igual que esta muchacha yo también rechazaba esta función que la sociedad supuestamente nos impone a los sujetos que teniendo una discapacidad intentamos llevar una vida típica. 

Gracias a la preparación que últimamente he recibido ahora pienso que el interés que las personas con discapacidad causamos se debe fundamentalmente a que la mayoría de la gente tiene curiosidad por saber cómo realizamos las tareas cotidianas, porque creen que ellos no serían capaces de realizarlas si adquirieran nuestra discapacidad; lo que no saben es que a las personas que tenemos desde pequeñas una discapacidad nos costaría el mismo trabajo adaptarnos a una vida sin discapacidad; tendríamos que aprender a movilizarnos sin nuestras ayudas técnicas (sillas de ruedas, bastones),  a percibir nuestro entorno con los cinco sentidos funcionando convencionalmente y a no contar por lo regular con una mano dispuesta ayudarnos.

En mi opinión, sí existe el estereotipo que actualmente tenemos las personas con discapacidad como motivadoras profesionales, también es cierto que nuestras charlas y conferencias  responden sobre todo a un interés valido por conocer como resolvemos los problemas cotidianos. Gracias a esta curiosidad las personas con discapacidad podemos aprovechar las pláticas que damos para luchar por nuestros derechos y libertades fundamentales. 


P.D. Hace un mes en México un movimiento telúrico despertó el amor a la patria que se mantenía adormilado con altas dosis de corrupción y de impunidad 

viernes, 25 de agosto de 2017

No queremos compasión queremos inclusión

Esta semana tuve la oportunidad de participar en un evento, donde se reunieron representantes de asociaciones civiles; empresarios; gobierno y activistas con el objetivo de discutir como fortalecer las políticas públicas para la inclusión y participación de las personas con discapacidad. El programa de actividades contemplaba la intervención de políticos y funcionarios de alto nivel en mesas de dialogo, lamentablemente la mayoría de ellos no acudió “por razones de agenda”; tuvieron la amabilidad de enviar a sus emisarios. 

La situación ya descrita, junto a la ausencia de medios de comunicación masiva que le dieran cobertura al evento, provocó que una amiga y yo empezaramos a planear una acción colectiva de protesta para lograr que las personas con discapacidad fuéramos contempladas como una prioridad en la agenda pública y no como otro grupo vulnerable más; la acción ideada consistía en una marcha que partiera de distintos puntos de la ciudad en una fecha cercana al día de brujas para aprovechar y confrontar el estigma que las personas con discapacidad tenemos como “anormales y monstruos”. Según nuestra lógica la marcha lograría que las personas con discapacidad nos apropiaramos del espacio público para llamar la atención en redes sociales, medios de comunicación y finalmente de nuestras autoridades gubernamentales. 

Cuando se planteo nuestro proyecto a otras amistades, una de ellas se opuso argumentando esencialmente que la marcha lo único que lograría sería que la sociedad nos viera de nuevo con lastima y compasión  en el mejor de los casos; en el peor reforzaría el estigma y los prejuicios que tratamos de erradicar. 


Finalmente decidimos no realizar la marcha, en lugar de ello buscaremos publicar en el día internacional de las personas con discapacidad un video o algo parecido, donde personas de distintos países latinoamericanos digamos: “qué es vivir con discapacidad en nuestras naciones”. En lo personal sigo pensando que una acción de protesta en un espacio público conseguiría llamar la atención de la sociedad con lemas como “No queremos compasión queremos inclusión”, “no somos invisibles somos invencibles”. 

martes, 15 de agosto de 2017

Una escuela de enfermería

Hace algunos años, me entretenía imaginando y redactando historias ficticias, en aquella época inventé un personaje llamado Carmelo, un hombre que desde niño trabaja como asistente de un empresario co discapacidad motora, Carmelo y su jefe se conocen tan bien que se pueden comunicar a través de miradas.

Mateo abrió una escuela de enfermería donde brindan al alumnado herramientas teóricas, metodológicas y prácticas  para atender adecuadamente las necesidades de las personas con discapacidad motora. De esta manera Carmelo ya no tienen que buscar personal de enfermería con el perfil y la preparación suficiente para satisfacer correctamente las necesidades básicas de su “jefecito”.


El alumnado que egresa de la escuela de enfermería ve a la discapacidad como una condición que no define la personalidad ni lo que pueden lograr los sujetos que la experimentan pues casi siempre existe distintas maneras de alcanzar un mismo objetivo. Debido a lo anterior Mateo ya no tiene que esperar a que sus asistentes puedan asimilar que su nuevo paciente estudio una licenciatura, siendo que el único movimiento que puede controlar es el de su pie derecho.

martes, 8 de agosto de 2017

Tres impulsores de vidas

Pablo González Casanova, Steve Jobs, David Niemeijer, son tres personajes visionarios que con sus ideas, trabajo y dedicación han impactado positivamente miles o millones de vidas. 

Don Pablo González Casanova hace 45 años, siendo rector de la UNAM creó el Sistema de Universidad Abierta, que por el avance de las tecnologías de la información y comunicación actualmente ofrece educación a distancia a través de internet, el SUAyED, como se denomina ahora, brinda a personas —que por diferentes motivos, no pueden acudir diariamente y de manera presencial a las aulas de la Máxima Casa de Estudios de México— la posibilidad de cursar estudios universitarios. 

Por su parte Steve Jobs  invento en la década de los ochenta del siglo pasado una computadora y posteriormente una compañía cuyo distintivo es una figura de una manzana mordida; en la actualidad los productos de apple también se caracterizan por las robustas opciones de accesibilidad universal que permiten a personas con casi cualquier tipo de discapacidad emplearlos autónomamente. 

Por su lado David Niemeijer decidió en 1996 idear un software para permitirle a su amigo, que había adquirido una discapacidad motora severa, escribir por si solo en una computadora marcada con la manzana mordida; cuatro años después David, su amigo y un grupo de personas fundaron una compañía dedicada a diseñar y vender tecnología de apoyo, esta compañía produjo una solución para permitir a las personas con discapacidad motora elevada controlar de manera autónoma una Mac. 

Gracias a estos tres creadores y a las personas que han creído en sus proyectos, un mexicano con discapacidad motora y visual ahora puede estar escribiendo este texto, tiene una licenciatura, un trabajo y está en camino de convertirse en un activista por los derechos de las personas con discapacidad. 

martes, 1 de agosto de 2017

Limón con carne

La semana pasada atravesé todas las etapas del duelo, porque creí perdido algo que anhelaba. El día que pasaba por la ira Pati —así le digo a mi mamá— me dio de comer un guiso al que le denominé: limón con carne, en vez de carne con limón, minutos después de ingerirlo empecé a sentir un dolor tan intenso en el estómago que comencé a prepararme psicológicamente para acudir a un centro hospitalario, donde probablemente sería internado por un cuadro de gastritis aguda. Sin embargo, seguí mi protocolo; le pedí a mi asistente una tableta de raditidina, la cual no me hizo efecto, cuando le hice saber a Pati que quería ir al hospital respondió: "NO, NO te voy a llevar porque va a llover y ya vez como se inunda Guadalajara, aguántate, yo se como duele, mira hasta tienes los labios blancos, mejor vamos a ver una película en netflix hasta que se te pase”, tuve que solicitar la intervención del espíritu de mi abuelo, el cual iluminó a su hija haciéndola recordar que en el botiquín había omeprazol. La cápsula me fue proporcionada con su debida dosis de misticismo materno: “cada granito que hay aquí es milagroso, en el momento que se libere uno vas a sentir un gran alivio”, efectivamente, pocos minutos después ya estaba curado y listo para trabajar.


Por razones técnicas publicaré esta entrada tanto en mi perfil público de Facebook (Matias Santiago Alaniz, https://es-la.facebook.com/AlzMatias/) como en este espacio. 

martes, 25 de julio de 2017

Melancolía

La verdad hoy no se que escribir; ando un poco melancólico, los recuerdos de amistades que por diferentes razones se han alejado, me provocan una mezcla de alegría y tristeza, alegría por haber tenido la oportunidad de compartir buenos momentos con ellos y ellas; tristeza porque no hemos sido capaces de continuar nuestra relación. 

Desde pequeño he construido la mayoría de mis amistades con personas que en algún momento tuvieron la responsabilidad de asistirme para cubrir mis necesidades básicas, seguramente por eso espero encontrar a otro “amigo asistente”, con la capacidad de ir atravesando las múltiples barreras que me impiden establecer una interlocución fluida. Una antigua amiga me comparó con el personaje de Shrek; en la primera película su amigo Burro le dice algo así como “tienes más capas que una cebolla”.

Para poder sobre llevar está etapa melancólica tengo que aferrarme, por un lado a los buenos recuerdos solamente, por otro lado a la esperanza de lograr establecer nuevas relacionas con personas que puedan ver más allá de la discapacidad que tengan la paciencia, perseverancia y alegría suficientes para romper mis capas de protección. 


Aprovecho este espacio para agradecer profundamente a las personas que me han podido ofrecer su amistad, sonrisas, optimismo y constancia.

martes, 18 de julio de 2017

Cuatro Sugerencias

En esta entrada responderé la pregunta de una lectora que me cuestionó “cuál sería mis recomendaciones para los prestadores de servicios turísticos de la primera playa incluyente del pacífico mexicano”. 
1.-Considerar que el objeto principal del lugar es ser un espacio preparado para recibir a personas con cualquier tipo de discapacidad,  no solamente con discapacidad motora.
2.-Capacitar a su personal con el objeto de que brinden un trato cálido y comprensivo a las personas con y sin discapacidad; un saludo, una sonrisa y una despedida, en la mayoría de las ocasiones son bien recibidos.
3.-Pedir accesoria profesional en el momento de diseñar y construir sus instalaciones de uso público, existen normas para el “diseño universal” y así alcanzar una completa accesibilidad.
4.-Contratar a personal con capacitación adecuada para prestar asistencia en la zona de la playa; particularmente personas que sepan y puedan manejar adecuadamente los vehículos llamados “anfibios”.


Estas sugerencias pretenden contribuir a mejorar una iniciativa del gobierno del estado de Jalisco, la cual logró diseñar y construir un entorno turístico con un alto nivel de accesibilidad, particularmente para usuarios de sillas de ruedas que posee el potencial para convertirse en un referente internacional de inclusión.